Intimismo y sensualidad

El mar, el amor, la amistad de personas que entran y salen rápidamente de la vida de uno porque están de paso, rincones en sitios remotos que atraen como el canto de las sirenas, el mapa del cielo en la piel del amado, el mundo como territorio por explorar, el mundo como asombro, el amor como asombro, el otro como asombro, todo ello palpita en este breve libro de sesenta y cuatro textos y sus correspondientes ilustraciones, casi todas ellas de jóvenes mujeres que ponen en un primer plano la afirmación de la feminidad. Y todo ello, como si fuera una excusa para una fiesta de los sentidos y de la autoconciencia que se abre paso a codazos para tener un lugar en el mundo.


Raquel Jiménez, “Rachi” en las redes sociales, donde va dejando sus creaciones como cantos rodados que un paseante encuentra en la playa, unas veces, según cuenta, escribe primero un texto y luego lo acompaña con una ilustración y otras a la inversa, como si la música de las palabras no bastara para alimentar a los sentidos: música y plástica para descifrar el misterio del mundo.


El volumen Como hielo en la arena tiene el tamaño adecuado para llevarlo en el bolsillo o en el bolso porque invita a salir, invita a viajar, invita a escapar de la rutina diaria y dejarse llevar por los sentidos, por los anhelos más íntimos y lanzarse a conocer el mundo y la vida.